Sobre mí

Creo que todos necesitamos comunicarnos y que por eso cada uno debería tener las herramientas que lo hagan posible de la forma más respetuosa y consciente posible, empezando en la infancia. Juntos podemos conseguir que el uso de la lengua de signos sea una lengua de inclusión social, pero también de una asombrosa estimulación sensorial.
Mi visión: Alcanzar la felicidad en la crianza, siendo la adquisición de este sistema de comunicación, la clave del éxito. Ese es mi propósito y estoy deseando mostrártelo.

Soy Tania, intérprete de Lengua de Signos Española, formadora de técnicas de crianza respetuosa basadas en la filosofía Montessori con apoyo de los signos y autora del Proyecto Educativo MamiSigna. Desde 2017, imparto en centros infantiles, guarderías, empresas y espacios creativos a familias, educadores y personas en contacto con niños de 0 a 12 años, ésta metodología basada en la Lengua de Signos, como puente de comunicación y desarrollo positivo. Con mis formaciones he ayudado a muchas familias a comunicarse con sus hijos desde la etapa más temprana, ofreciéndoles signos de uso diario con el que el niño puede interactuar y expresar sus sentimientos y necesidades libremente.

Me encanta recibir mensajes o emails de madres y padres o maestras con las que he compartido conocimientos y formaciones. Me cuentan lo maravilloso que es poder entender a su bebé cuando tiene hambre, sueño o simplemente hambre. Que las frustraciones van a menos porque cada vez tienen más recursos para poder comunicarse y que, conforme más palabras aprende, tanto habladas como signadas, más disfruta aprendiendo de aquello que le rodea.

Considero necesario ofrecer una herramienta de base, como es la lengua de signos, para responder a las necesidades del niño, trabajar con sus manos para así construir su inteligencia. Siendo necesario comenzar tanto en el hogar como en la propia aula.

Si has llegado hasta aquí y quieres conocerme un poquito más a fondo te dejo unos cuantos datos personales. Vallisoletana de nacimiento, añada del 83, pamplonica de corazón y mañica de adopción, con mis “pues” y los “a corderetas” típicos de esta tierra. Me diagnosticaron hiperactividad con tan sólo 3 años, de ahí viene mi vena inquieta, emprendedora e ideopática.
Sigo los pasos de mi madre y me inscribo en el año 2.000 con 18 años recién cumplidos para estudiar Comunicación de Lengua de Signos Española, compaginando así mis estudios en la Diplomatura en Relaciones Laborales y mi voluntariado como monitora en el Grupo Scout Virgen del Carmen, donde paso los mejores años de mi vida y conocí al amor de mi vida, mi marido, quien me ayuda, apoya y colabora en el proyecto de nuestra vida.

Trabajo en varios sitios siempre ofreciéndome a que pongan un cartel para que las personas sordas sepan que hay una trabajadora que se puede comunicar con ellas, lo mío es ayudar. En 2.005 me seleccionan para el F.P de Grado Superior de Intérprete de Lengua de Signos Española y a pesar de trabajar poco tiempo nunca me llegaría a imaginar lo que esta formación me aportaría en un futuro.

En 2013 nace y muere mi primer hijo, Diego. Y en 2.015 llega Sofía, nuestro bebé arcoíris cambiando completamente mi percepción sobre la maternidad y la crianza a POSITIVA. Ellos son quienes encendieron la chispa de este proyecto. Descubro a María Montessori y su pedagogía en 2016 y me sumerjo cada vez que puedo en sus escritos.

Salí de nuevo al mundo al ser seleccionado mi proyecto en La Colaboradora, una iniciativa del Ayto. de Zaragoza y cada persona que me acompaña es un aporte único que enriquece lo que hago y lo que soy.

X