EL DUELO SIN NOMBRE

Pues bien, después de los sucedidos acontecimientos en cuanto a que se ha promovido una campaña de Change.org, por la que quieren darnos nombre a todos los que al igual que yo, somos madres y padres en duelo por nuestros bebés fallecidos…

Me he atrevido a escribir al respecto.

Todos y cada uno de nosotros, tuvimos que enterrar, incinerar o en algunos casos ni siquiera poder llevarse los restos de sus bebés…

Según mi parecer quieren encerrar en una única palabra todos los sentimientos que como padres/madres tenemos al vivir la muerte de un hij@.

Es sabido que no todos los duelos son iguales. Cualquier psicólogo podría afirmar que existen múltiples duelos.

Desde la pérdida de un trabajo, el duelo por un divorcio o incluso ante un cambio del hogar.

Pero ello, no quita a que cada uno tenga una forma diferente de sentirse y de afrontarlo.

Algunos duelos parece que están “más reconocidos” por la propia sociedad que otros.

Cuando vi el vídeo de youtube en el que hacían dicha campaña, me sorprendí muchísimo. Está enfocada a aquellos padres/madres, que tras ver luchar a sus pequeños la batalla contra el cáncer, la perdían.

Es horrible ver morir a un hij@, sea cual sea su edad.

Pero yo me pregunto:

¿Acaso sólo se mueren los niños de cáncer?

¿Qué sucede con los que tienen que “vivir” afectados de alguna dolencia o enfermedad desconocida a la que no hayan tratamiento?

¿Y con los bebés que nacen sin vida?

¿Y los bebés prematuros que luchan cada día por vivir un día más?

¿Es lo mismo? “Creo que no.”

Quiero aclarar que todos éstos niños, héroes más bien… se merecen todo mi respeto.

Pero aquí estoy para hablar de los bebés que mueren intra-útero, en la etapa gestacional o al poco de nacer. 

Que no por no haber vivido experiencias junto a ellos, son menos.

Porque según la campaña que han lanzado parece que la única causa de muerte infantil sea el cáncer, y no señores.

El cáncer es odioso sí! Pero repito, que no sólo se mueren niños por éste motivo.

Es más, aquellos que padecen y mueren de alguna enfermedad rara son los eternos olvidados. Quienes nacen prematuramente se ven en muchas ocasiones con dificultades a lo largo de toda su vida, pero lamentablemente no todos sobreviven y son igual de luchadores.

Porque no creo que sea lo mismo quedarte huérfano de padres con 8 años que con 47. Y en cambio la palabra para designar semejante dolor, es la misma.

Por ello creo que denominarnos HUÉRFILOS, es en detrimento de un duelo respetado.

¿Ponerle nombre al mayor de los dolores, que es ver morir a tu hijo?… NO, GRACIAS

Considero que no se le debería poner nombre, porque significaría acotar con un término todo lo que ello supone. Si durante todo lo que llevamos de existencia, nunca nadie ha definido esta experiencia de vida y muerte, ¿por algo será, no?

En el caso de las madres/padres, denominarnos madres y padres ya es un título a veces inalcanzable, que ojalá se nos diera de primeras.

Y digo esto porque, cuando se muere tu primer bebé en tu vientre o al poco de nacer, NADIE te llama madre/padre.

Es como que no lo mereces.

No te dan el reconocimiento que aunque sin bebé que llevarte a casa, aun con los brazos vacíos y el vientre rasgado…Tú no amamantas, tú no paseas, tú no acunas a tu bebé. Y de ahí que la propia familia, los amigos y la sociedad en general, te nieguen con su indiferencia, ese título que bien merecido tienes.

Y YO ME PREGUNTO…

¿No ves más productivo que se intentara concienciar más a la sociedad en la que vivimos, a que se respete este duelo sin nombre?

¿No crees que sería más conveniente que se pusieran más medios de detección precoz de enfermedades en la etapa gestacional?

¿Qué se previniera de las enfermedades, riesgos y patologías a producirse en un embarazo?

¿A hacer campañas de concienciación ante la muerte perinatal y neonatal,  estudios y formación al sector sanitario?

¿A luchar por el reconocimiento en el Registro Civil y permitir escribir el nombre y apellidos de nuestros hijos nacidos sin vida y no en un registro de legajos?

¿A permitir que exista una baja por paternidad, para que el duelo por tu hij@ fallecido se pueda hacer más llevadero, en lugar de quedarte sola, sin tu pareja y sin tu hij@, lo cual sea hace insuperable al principio del camino del duelo?

Son muchas las cosas que hay que “normalizar” y trabajar antes que meter con pala una palabreja en el diccionario.

Y digo “palabreja”, porque cuanto menos es fea de pronunciar, y por la que en absoluto me siento identificada.

Así que no; Sr. Hipólito, Sra. Jato, Sra. Olivares, Sr. Echanove y Sra. Cuesta Acosta yo NO estoy a favor de que a todos se nos meta en el mismo bombo. Que más que sensibilizar esto está generando una gran controversia.

Como mi buena amiga Judy Martos Camacho dijo;

 “Creo que si no tiene nombre, precisamente es porque no hay nada capaz de describirlo…qué absurdo”

Compártelo y Rompe el silencio!
Share on Facebook
Facebook
30Pin on Pinterest
Pinterest
0Tweet about this on Twitter
Twitter
0Email this to someone
email

Compártelo: